JORNADA INNOVANDO Y EVALUANDO EN LAS POLÍTICAS PÚBLICAS

26 de marzo de 2019

PAZ SANCHEZ ZAPATA Y MAR HERRERA MENCHÉN

 

‘…Los Gobiernos tienen la obligación de escuchar las demandas ciudadanas, porque dar respuestas a ellas es la razón de su existencia. Entonces, o cambiamos, o innovamos o desaparecemos…’

 

‘…Para el Gobierno y las personas con responsabilidad política, la evaluación les permitiría explicar a la ciudadanía el valor de la política y de la acción pública, así como rendir cuentas, lo que incrementará su credibilidad y legitimidad…’

 

En los tiempos que estamos viviendo ¿Están realmente los ciudadanos empoderados? ¿Preparados para colaborar conjuntamente con sus gobiernos y administraciones?

Paz Sánchez: Pues son dos preguntas completamente distintas. Sin duda alguna la ciudadanía en general tiene ahora en sus manos muchos mas medios para obtener información, reclamarla y hacerse oír, lo que la hace sentirse empoderada. Por otra parte, como ciudadanía, a menudo no sabemos cómo filtrar y utilizar toda esa información y, sobre todo, adolecemos de una cultura participativa y de colaboración constructiva con los gobiernos y administraciones. Empieza ahora a aparecer en la agenda pública, y tal vez con retraso, la formación de la ciudadanía en temas participativos como una de las acciones que los gobiernos necesitan poner en marcha. Y a la vez, otro gran reto, la formación en las mismas áreas de las personas empleadas públicas, acostumbradas a entornos jerárquicos y compartimentos estancos, que deben pasar de ser gestores exclusivamente, a ser facilitadores de conversaciones. 

La creciente complejidad de los problemas y de los entornos sociales obligan a replantearse muchas premisas de la gestión publica a través de la innovación.

¿Están sabiendo nuestras administraciones locales adaptarse a los cambios que la sociedad del conocimiento les está exigiendo?

Paz Sánchez: El cambio necesario va excesivamente lento y a velocidades muy distintas. Hay ejemplos de Administraciones locales, como la de Alcobendas por poner un ejemplo, que son desde hace tiempo un ejemplo de transformación digital y adaptación al cambio. Otras como la diputación de Huelva o el ayuntamiento de Málaga que llevan tiempo haciendo un gran esfuerzo de adaptación de procesos y servicios a las necesidades de la ciudadanía con oficinas de innovación o de gestión del cambio… Creo que en general, se está tomando consciencia de la necesidad real de adaptarse para dar respuestas acordes a la situación actual si bien la transformación necesaria es de calado y la velocidad es demasiado lenta.  Los Gobiernos tienen la obligación de escuchar las demandas ciudadanas, porque dar respuestas a ellas es la razón de su existencia. Entonces, o cambiamos, o innovamos o desaparecemos.

¿Cómo puede innovar un pequeño municipio? ¿Por dónde debe empezar?

Paz Sánchez: Los nuevos requerimientos y roles sociales obligan a una transformación de la gestión pública tradicional hacia una estructura mas flexible, con mayor capacidad de reacción, mayor proactividad, y de carácter cooperativo. Estos pueden ser principios básicos que hay que poner en marcha. Entendemos que la estrategia de cambio cultural, donde la innovación se incorpore como una práctica común a todos, es un buen inicio. Hay ayuntamientos que han desarrollado ya su propia estrategia de transformación, y en general todas tienen enfoques con similaridades: por un lado, trabajar creando nuevos contextos, desde la base, dando formación y creando entornos adecuados a la conversación, para que se pierda el miedo a la innovación y la gente sencilla se atreva a implementar nuevas ideas; y por otro, dando apoyo y respaldo desde arriba a iniciativas existentes, que actúen de punta de lanza, y a personas con una cierta capacidad para innovar para hacerlas visibles y conectarlas entre ellas. Para un pequeño municipio, empezar con un proyecto estrella que aglutine a las personas con inquietudes, genere ilusión, y cree espacios de debate, es un buen comienzo.

 

¿Qué ejemplo resaltaría usted de innovación en políticas públicas en Andalucía?

Paz Sánchez: Me parece que la Junta de Andalucía está siendo pionera en este tema por cuanto su planteamiento de evaluación de políticas públicas pasa por una evaluación ex – ante que permite replantearse los objetivos de la política en cuestión hacia la creación de valor público, partiendo de premisas como la trasparencia y la rendición de cuentas. Esta es la mayor de las innovaciones en nuestras administraciones actualmente.

Otros ejemplos concretos pueden ser:

– Red Guadalinfo (inclusión digital en zonas rurales): un caso de éxito mundial

– Garantía de plazos de atención sanitaria (Andalucía fue la primera de España, allá por 2001, que introdujo esta política en una norma)

¿Cuáles son los principales beneficios de una adecuada evaluación de las políticas públicas (EPP)?

Mar Herrera: La ciudadanía puede obtener la posibilidad de participar de forma sistemática y  coproducir políticas públicas, proporcionándoseles además, la sensación de que “controla” al gobierno y/o a la administración, porque conoce lo que se está haciendo y en qué se invierte el presupuesto público. Además, la información y valoración de la acción pública, logra sensibilizar a determinados grupos de interés de la necesidad de actuar en determinadas cuestiones sociales que, aunque pudieran parecer para ellos que no son prioritarias, se prevén rentables para la sociedad en general. Por último, a través de la  difusión de resultados,  la ciudadanía conoce el trabajo de la administración y su efectividad, lo que le permite valorar los trabajos realizados.

La evaluación puede ser de gran ayuda a los agentes promotores y gestores de programas y planes para conseguir fondos en un escenario de competitividad por los escasos recursos económicos. Cuando se puede explicar que se han analizado previamente las posibilidades y se ha escogido las acciones que más probabilidad de éxito tienen o, se puede demostrar que se está siendo eficaz, que se están logrando objetivos, es mucho más fácil conseguir apoyos y recursos. Otra gran ventaja de realizar evaluación es que se convierte en un instrumento para aprender de la práctica: discriminando aquellas cuestiones que funcionan y por qué  y detectando lo que no funciona o no logra objetivos, con lo que se pueden abordar cambios. Así mismo, les permitirá intercambiar buenas prácticas. Por último, el monitoreo es una ayuda esencial para la gestión del programa.

Para el Gobierno y las personas con responsabilidad política, la evaluación les permitiría explicar a la ciudadanía el valor de la política y de la acción pública, así como rendir cuentas, lo que incrementará su credibilidad y legitimidad. Ello empodera a las personas dirigentes, al contar con la suficiente información para poder tomar decisiones de gran calado, sobre todo en un escenario de escasos recursos económico para los presupuestos públicos.

 

A modo de conclusión, ¿Cómo valora esta materia y el papel que puede jugar el CEMCI en ella?

Paz Sánchez: Creo sinceramente que es esencial el papel que deben jugar las instituciones dedicadas a la formación en estos momentos, por cuanto tienen en sus manos el poder de poner en contacto, a la vez que formar, a las personas que deben realizar la transformación mencionada. Como centro de estudios tienen a su disposición el talento para crear debate y conversaciones que son necesarias para generar nuevo conocimiento compartido en estas materias.

Mar Herrera: Es esencial un cambio cultural en las administraciones y la formación y sensibilización que puede hacer el CEMCI es esencial para tratar de convencer de las ventajas que la Innovación y la evaluación tiene para todos los agentes implicados. Pero además de convencer, hay que explicar cómo se hace y acompañar los procesos. Dado que las prácticas son escasas el CEMCI puede poner en valor las buenas prácticas, extraer lecciones de cómo poder implantar la innovación y la EPP a nivel local y colaborar en el desarrollo de las competencias profesionales necesarias.

 

Paz Sanchez Zapata es consejera técnica del Instituto Andaluz de Administración Pública, actualmente a cargo del programa de Innovación Pública en la Junta de Andalucía paz.sanchez@juntadeandalucia.es . Ha desarrollado la carrera administrativa en distintos ámbitos de la Administración; entre otros puestos, Directora General de Innovación e Industrias Culturales de la Junta de Andalucía, Directora General de Cultura del Ayuntamiento de Sevilla, Jefa de Servicio de Prospectiva y Formación Turística y Directora de la Escuela Oficial de Turismo de Andalucía.

Mar Herrera Menchén es  responsable del Área de Evaluacion de Politicas Publicas del IAAP, Junta de Andalucía. Mar.herrera@juntadeandalucia.es. Es doctora en evaluación y ha desarrollado múltiples puestos en general relacionados con la formación, la investigación y la evaluación.

Anuncios

Acerca de CEMCi

El Centro de Estudios Municipales y de Cooperación Internacional (CEMCI) es una Agencia Pública Administrativa Local de la Diputación de Granada, con personalidad jurídica y patrimonio propios, para la ejecución de los fines que le conciernen: la capacitación, instrucción y perfeccionamiento de los miembros y del personal de las Corporaciones Locales, con capacidad para la colaboración y participación con otras Corporaciones Locales y Administraciones Públicas, así como con cualquier otra entidad de fines coincidentes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s